sábado, 4 de febrero de 2012

Prácticas de laboratorio

Corre el frío por las aceras flanqueadas de solares y desiguales edificios. Sesión de tapas variadas y acalorada conversación alrededor de la catalítica. Pulpo, chorizo y patatas bravas. Se nota hermanada la heterogénea pandilla por el amor a la dialéctica y al morbo.

Luego, fase de libaciones y arte drámático: "¡Director, director!... ¿cómo nos ponemos?". Entre las altas paredes del Laboratorio, decoradas con desparpajo postmoderno y coños reconocidos, el aire se caldea por las risas y los flashes incesantes. Con disciplinada improvisación hay que mover muebles, hacer ataduras, ajustar zapatos o corsés, probar juguetes... Mientras, las velas o los focos dibujan un circulo para el tacto cruel.

Al fin, siempre, en torno a la belleza y a la gracia, surge una intensidad inesperada como un ectoplasma que atrapa a cada uno de los presentes. Despedidas a altas horas y ya el frío y las últimas charlas camino del Manzanares.






No hay comentarios: