miércoles, 15 de julio de 2009

Cuadernos BDSM: Las relaciones 24/7

Este mes de julio la revista Cuadernos BDSM ha sacado un número especial dedicado a las relaciones 24/7; o sea aquellas en que los participantes conviven y se mueven dentro de los parámetros BDSM las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana.

Lo interesante de este número especial es que dedica la mayoría de sus páginas a presentar experiencias auténticas de parejas que han hecho realidad este estilo de vida. Los propios participantes son los que cuentan cómo es su vida cotidiana, los problemas con se encuentran, cómo lo compatibilizan con su funcionamiento en el medio social y laboral...

La principal conclusión que se saca de la lectura de ese conjunto de experiencias es la variedad. La organización de los detalles difiere totalmente entre unos y otros. En una pareja el dominante corre con todos los gastos, en otra trabajan y aportan por igual; en esta el sumiso realiza las tareas del hogar, en aquella las hacen ‘a medias’. Unos practican juegos sexuales durante el desarrollo de la vida cotidiana, otros los limitan a sesiones o actividades de dormitorio. En algunas parejas las prácticas son intensas en cuanto a dolor, amplitud de los juegos, etc; en otras las actividades son mucho menos espectaculares, limitándose a actos casi simbólicos...

Es decir que no hay ninguna receta correcta –como tampoco la hay para las parejas vainilla-, ningún estilo o forma de organización específica que garantice el éxito... Cada uno ‘se lo monta’ a su manera y va encontrando un camino. Esto me parece normal y sano; pero con todo... ¿hay algún factor a tener en cuenta para contribuir a una relación 24/7 estable? Creo que hay al menos dos temas importantes.

El primero es que la relación D/s ha de ir más allá de la pura excitación erótica. Es conveniente que haya una voluntad de servidumbre, un deseo de poseer y ser poseído en un sentido mucho más amplio que la posesión durante el juego sexual. Una sumisión mental, una cesión de las decisiones y responsabilidades en múltiples áreas y no solo en la sexualidad. En mi opinión, esa cesión del poder en áreas no sexuales de la vida es lo que marca el paso a la esclavitud y abre el camino a una posible relación 24/7.

El otro punto importante viene planteado por esta pregunta: ¿Pueden coexistir desigualdad e intimidad? La revista reproduce un amplio texto del libro “BDSM: Introducción a las técnicas y su significado” (Editorial Bellaterra, 2004). El autor de ese texto, Jay Wiseman, se plantea:

Todos los seres humanos tienen una necesidad personal de relacionarse con sus semejantes ... en un plano íntimo. Un marido y una esposa, u otras dos personas sentimentalmente comprometidas, son presumiblemente tales semejantes íntimos. De todas maneras, si dos personas tienen estructurada su relación de tal manera que en un nivel muy fundamental no son semejantes, ¿cómo pueden obtener intimidad con sus semejantes?

Es un tema interesante: lo que se plantea es cómo hacer compatible el diálogo, la amistad, la cooperación... imprescindibles para hacer funcionar una relación a largo plazo, con el rol de amo y perrito, por ejemplo, en el que el ‘sub’ prácticamente no puede hablar sin permiso y ha de comportarse con la obediencia de un objeto...

La solución más común a este problema es que la pareja evolucione hacia un patrón de comportamiento en el que asuman un rol parte del tiempo y como semejantes íntimos en otros momentos. Normalmente, la principal diferencia entre una relación 24/7 y una más convencional de dominación/sumisión parece ser la fluidez con la que los que forman parte de ella se mueven dentro y fuera del rol: a menudo, un simple cambio de comportamiento o de tono de voz en la parte dominante indica que han “cogido las riendas” y ahora se están relacionando no como semejantes, sino como propietarios, y el sumiso debe cumplir.

Buen sistema; y, en efecto, vemos en las experiencias reales relatadas varias alusiones a esta forma de funcionamiento. No obstinarse en mantener rígidamente el rol, sino hallar las formas de tomarlo y dejarlo fluidamente, dando paso a otros aspectos imprescindibles para la buena marcha de la pareja.

No os perdáis este especial 24/7 de Cuadernos BDSM, y... ¡Felices fiestas (el 24 de julio) a todos!


viernes, 10 de julio de 2009

César Millán, el encantador de perros

Desde la primera vez que vi en la tele (Cuatro) el programa El encantador de perros, me sentí interesado por el estilo y la filosofía del protagonista, Cesar Millán. Me atrajo la forma en que trata y reeduca a los perros conflictivos que los preocupados propietarios dejan a su cargo.

Este interés es bastante curioso porque a mi no me gustan especialmente los perros ni las mascotas en general. Nunca he tenido un animal doméstico ni tengo plan de tenerlo. Por lo tanto estaba claro que ese interés tenía que ver con la educación y sumisión de otro tipo de ‘perritas’ ;-) Así que cuando el otro día vi en el VIPs la edición de bolsillo de su libro, no dudé en echarle mano. Estas son algunas ideas que encuentro interesantes y que de alguna manera me parecen aplicables a las relaciones de dominación / sumisión entre seres humanos

En su estado natural, los perros viven en manadas y es natural para ellos seguir al jefe del grupo. El lider es quien fija las normas, lo que se hace y lo que no se puede hacer. No lo hace a través de la imposición, ni de la violencia, ni con engaños. Simplemente tiene la seguridad y la responsabilidad de decidir y sabe transmitir esa fuerza con una energía tranquila y firme (calm-assertive energy). Me interesa esta ‘firmeza tranquila’, me identifico con esa idea y me propongo cultivarla...

Para el resto de los perros de la manada, la energía natural es de sumisión tranquila (calm-submissive energy), y en ese estado espontáneo es cuando el perro se desarrolla con salud y alegría. Por el contrario, si el funcionamiento de la manada es confuso, no hay lider o este no determina con claridad la línea a seguir, surge el nerviosismo, conductas extrañas, a veces angustiadas y otras agresivas... se observa entonces que el perro está inquieto, insatisfecho; no es feliz en suma.

Para los perros domésticos la familia o grupo de gente con quien viven es su ‘manada’, y de la misma manera esperan una estructura clara en la que moverse tranquilos. De la capacidad del dueño para marcar esas normas y límites con seguridad y firmeza depende que alcancen su estado ideal de sumisión tranquila.

A veces por cansancio, desconocimiento, debilidad..., fallamos en presentar esas reglas claras, permitimos que el perro haga lo que quiera, damos ordenes contradictorias, nos irritamos con el y gritamos... Entonces (o por otras razones de la personalidad de la mascota) pueden llegar las conductas maniáticas, agresivas, nerviosas...

En ese momento es esencial que el perro entienda que no puede conseguir nada (nada de comida, de afecto, de juego... de lo que sea) con ese comportamiento histérico o alterado. Aquí la firmeza tranquila del amo es esencial, para no caer en la tentación de ceder y para evitar también enfadarse, ser autoritario... Solo cuando el perro se relaje y se muestre tranquilo y sumiso obtendrá su recompensa; así va aprendiendo la actitud adecuada y sana para el.

Por supuesto no pienso que las personas funcionen exactamente de la misma manera; está claro que hay un montón de factores diferentes. A pesar de ello, algo en lo referente al funcionamiento del grupo, al liderazgo, a la energía de las personas, me parece muy sugerente y digno de tener en cuenta. Otro día contaré algún consejo más de El encantador de perros.

sábado, 4 de julio de 2009

Fiesta Kinky Singles en Darksabbat

Anoche asistí a la 2ª fiesta Kinky Singles en Darksabbat. También estuve en la primera, hará cosa de un mes, con la incomparable Travi (Second Life) y la encantadora Ama Lena. Aquel día conocí a Ama Sejmet, a Domina Libertad, a Juan... además de volver a ver a Davide.


Los Kinky Singles están pensados sobre todo conocer a gente nueva, por eso Davide hace rotar a la gente cada 10 minutos hasta que todos conocen a todos; o a muchos al menos. Esa insistencia de Davide a fin de cuentas tiene sentido pues acabas hablando con mucha más gente que si estuvieras todo el tiempo con un grupo de amigos, o simplemente acodado en la barra. Anoche pude conocer a Tomás, con quien hice buenas migas, así como a Carmen y su ajetreada vida; y a la bella Eva, con la que no estuve demasiado simpático... :-(

Después de esa fase de charlar todos-con-todos, gran parte de la acción se desplaza a la mazmorra (que está ya muy mejorada respecto a mi anterior visita). Bondages, azotes, adoraciones del pie... La verdad es que mucha gente se anima a jugar, unos con más intensidad, otros de forma más ligera y exhibicionista... pero cada uno lo pasa genial a su manera.

Yo de momento me abstuve de poner manos a la obra... hasta que vaya cogiendo confianza. A ver si regularizo mis visitas (preferentemente en grupito, que es más divertido) y me dedico a conocer al personal y a aprender todo lo que se pueda.