lunes, 26 de mayo de 2008

La sumisa insumisa. Comentario

Por fin acabé de leer La sumisa insumisa; el libro de Rosa Peñasco que ya todos conocerán. La verdad es que al final no me llenó tantísimo como había esperado al principio...

A lo mejor es simplemente un gusto personal, pero con algunos giros de la historia no he conectado del todo.

En resumen, para no extenderme y no hacer un spoiler: me parece que casi todas las peripecias amorosas que relata (el cortejo, el engaño, el abandono con el consiguiente enardecimiento que causa, las dudas, el viaje hacia el amado, la impaciencia y el miedo por el encuentro...) son elementos genéricos de cualquier proceso de enamoramiento.

Lo cual está muy bien para explicar cómo la protagonista llega a enamorarse; pero no explica el salto repentino de una sensibilidad ‘vainilla’ a disfrutar plenamente de toda la parafernalia bdsm (dolor, penetraciones varias, cera, suspensiones, látigo, watersports...), todo desde el primer momento y sin preparación alguna...

Es como si relatara muy extensamente como ella llega al amor y, cuando llega; el bdsm le viene ya todo entero y de golpe. Yo hubiera preferido que el amor llegara al principio y luego hubiéramos visto el proceso gradual y hermoso de introducción y profundización en las prácticas bdsm...

Pero ¡cuidado! No sea que por hacer un poco de crítica parezca que no me ha gustado el libro o que no merece la pena. Al contrario: encuentro extraordinario que una novela sobre este nuestro estilo de amar / gozar se escriba con calidad de obra literaria; que sea premiada en concursos y que se encuentre con toda normalidad en librerías y grandes almacenes...

Y espero que lea La sumisa insumisa mucha gente que antes no supiera nada del bdsm, pues es una buena toma de contacto y una interesante novela.

miércoles, 7 de mayo de 2008

La boca

En los últimos años he notado crecer en importancia el adiestramiento y la penetración de la boca y la garganta en nuestros jugueteos de dominación.

Me refiero a penetraciones profundas con los dedos o con un objeto adecuado. La importancia de la zona es su carácter íntimo para la persona y, por supuesto el llamado reflejo del vómito o antiperistaltismo (o gag reflex en inglés).

He leído que incluso se usa la acupuntura para disminuirlo; pero la buena noticia es que se va educando, con el tiempo y constancia. Encuentro muy bonito todo el proceso, tanto el adiestramiento como el resultado (mejora muchísimo el sexo oral), ya que se va viendo como lentamente el cuerpo se va sometiendo incluso en aquello más físico e involuntario.

Recuerdo las primeras veces en que, sin haberlo pensado mucho, empecé a jugar con la boca de Myia (tranquis, es un nombre inventado...), estando ella tumbada boca abajo sobre mis rodillas, en el sofá. Empecé usando el dedo pulgar mientras con el resto de la mano le cogía la cara, la mandíbula hasta el cuello. Al principio no hay que penetrar demasiado, sino solo poner la yema del dedo en la parte trasera de la lengua y apretar suavemente, para que se sienta el control.

Nos quedábamos así en silencio, sin más movimiento; pero yo notaba en su forma de mojarse cómo sentía la dominación en ese hecho tan simple; y que le gustaba... A partir de ahí es mucho el entrenamiento y juegos relacionados con la boca hasta lograr un adiestramiento ya muy avanzado; con eso seguiré otro día.

(Aparte de lo anterior, está muy bien explorar simplemente todo el interior de la boca, sentir el interior de las mejillas, debajo de la lengua, la dentadura... es una exploración muy intima y tierna)